Facebookinstagrampinteresttwitteryoutube
Anterior

Porridge horneado con moras y remolacha {vegan}


Esta receta no tiene nada que ver con Halloween y es que nunca me he sentido muy atraída por esta fiesta. El plan de esta noche es espachurrarnos en el sofá con estas palomitas caseras porque mañana no hay cole, aunque Elliot ya ha sucumbido al sueño, Lou lleva un rato durmiendo y yo tengo los ojos a punto de cerrarse.
Hace unos meses, me contactaron de Elle Kids para hacer una entrevista sobre como enfoco la alimentación en general y la de mis hijos, acompañada de una receta. Al final, no salió pero la compartó por aquí ya que creo que os puede interesar el tema, que es  siempre de actualidad. (La receta la tenéis más abajo).

1. ¿Cuáles dirías que son los beneficios de una dieta “plant-based”?

Prefiero hablar de alimentación que de dieta. Nuestra alimentación es básicamente “plant-based” es decir centrada en el mundo vegetal, verduras, frutas, semillas, frutos secos, legumbres, cereales, algunos quesos y huevos, de procedencia orgánica y dentro de lo posible, de temporada. Comer de forma saludable es y debe ser delicioso y apetecible. Se trata de comer alimentos de verdad y comer para sentirse bien. Cuando empiezas a alimentarte centrándote en el mundo vegetal notas que tienes más energía, las digestiones son mejores, te notas menos cansada y en general tu salud se ve mejorada (problemas de piel, de intestino permeable) teniendo unos riesgos de salud más bajos. Lógicamente, al aumentar tu dosis de frutas y verduras te llegan más nutrientes, vitaminas y antioxidantes.
Además si escoges alimentos locales y de temporada, es más económico! Una alimentación vegetariana es sinómino de comer de temporada y con una amplia variedad.

2. Tus recetas son frescas, vegetarianas, de temporada y creadas con productos orgánicos y locales. ¿Siguen tus hijos esas mismas pautas en su alimentación?

Si, lo que yo como es lo que ellos comen, a diferencia de algunas excepciones como puede ser la dosis de picante en un curry o algún ingrediente que quizás le apetezcan menos (como el kale, espinacas), aunque yo se lo pongo en el plato. Creo que somos su primer ejemplo, y si ellos me ven comer lo mismo, se sentirán más motivados y animados a probar. Lógicamente, hay situaciones donde hacemos excepciones por motivos externos, no se trata de poner etiquetas o de seguir normas. Se trata de basar nuestra alimentación en el mundo vegetal, pero siempre surgen excepciones, que hay que tomarse con buen humor

3. Atrás quedaron los momentos en los que Gwyneth Paltrow fue criticada por hacer que sus hijos mantuviesen una dieta superestrictiva. ¿Qué crees que ha cambiado?

Como os decía prefiero hablar de alimentación o hábitos que de dieta. No creo que en las etiquetas o restricciones, que al final son eso restricciones. La vida no está hecha para sufrir y seguir unas normas imposiblse que nos complican la vida. Volvamos a lo simple, a lo local, a lo fácil, es decir a la comida de verdad. Con reducir o eliminar la comida procesada, los alimentos refinados y basarnos en una alimentación plant based diversificada, sana y apetecible tienes ya mucho ganado. Vamos a decir que comamos más plantbased, creo que un acto conduce a otro, así que aparte de sentirte mejor y comer de forma más saludable, comiendo menos carne y más verduras, quizás esto conducirá a un mundo mejor. La idea es acercar esta alimentación a la gente, hacerla asequible y fácil para todos. Poniendo restricciones de antemano, asustas a la gente, y más con alimentos especiales. No nos restringimos a un tipo de dieta. Cosas diferentes funcionan para diferentes personas, así que lo mejor es ponerselo fácil y centrarse en todo lo bueno que nos ofrece este tipo de alimentación y no en todo lo que “no se puede comer”.

4. Perfiles y profesionales como tú habéis dado una visión más amable, cercana y real de estas “dietas verdes”. ¿Cuál es la clave para que resulten beneficiosas para los más pequeños?

Creo que tienen que ser apetecibles a nivel visual. A todos nos apetece comer algo bonito y más si es para los más pequeños de la casa. Si el plato es colorido y visualmente apetecible, seguro que les inspira y anima más a probarlos. Otro tip es cocinar con ellos, hazlos activos y partícipes del proceso de compra y de cocinar. Introdúceles a esta alimentación desde pequeños y vigila el origen de los endulzantes o dulces que toman. Si los acostumbras desde pequeños, todo es más fácil. Puedes introducir verduras como espinacas, zanahorias o calabacín a pancakes, crêpes o cakes! ¡También están los smoothies! Son la solución fácil y rápida para introducir más verduras y frutas en su alimentación. Prepáralos con ellos y sé creativos en las mezclas, sin dejar de lado el sabor. Es decir por muy saludable que sean, tienen que estar ricos de sabor para que repitan! ¡Y claro, tómate uno con ellos! Lo importante ante todo es desarrollar una relación sana y natural con la comida. No hay que centrarse en poner etiqueta o estar pensando todo el día en lo malo que es el azúcar. Elliot me pide un helado cada día que pasamos delante de la heladería del barrio y a veces cae uno, y no pasa nada. Todo es cuestión de equilibrio, sentido común y sobretodo disfrutar.

5. Un porcentaje alto de la población infantil no cubre la ingesta recomendada de frutas y verduras. Sin embargo, ver a tus hijos disfrutando de un smoothie es algo habitual. ¿Crees que es una cuestión de coger el hábitos?

Si, totalmente. Como os comentaba antes, es cuestión de adoptar buenos hábitos desde pequeños, toda la familia, de forma natural. Lógicamente, habrán excepciones y no pasa nada. Ellos ven normal tomar un batido verde, un zumo de zanahoria, o unas crêpes verdes, etc. Como es algo que toman desde pequeños y que claro tomamos todos, no hay nada raro allí ni debería serlo. Coger el hábito puede ser un proceso largo o no, difícil o no, pero tiene que ser un proceso divertido, y más si es con niños!

6. ¿Qué ingredientes no faltan nunca en la lista de la compra para los menús de tus hijos? ¿Por qué?

En general, no diferencio los menús para nosotros o para los niños, comen lo que comemos. Nunca falta en la lista de la compra tahini (pasta de sésamo, fuente de calcio), frutos secos, frutos rojos frescos cuando son de temporada o congelados el resto del años (arándanos, frambuesas), plátanos (para batidos y cakes), yogurt orgánico, pasta sin gluten, chocolate negro, huevos orgánicos, leches vegetales (de coco, de avena, etc), copos de avena, verduras como guisantes, brócoli, espinacas, queso feta y legumbres. Y por supuesto, verduras y frutas de temporada.

7. Los superalimentos están en boca de todos. ¿Son recomendables para los más pequeños? ¿Cómo los incluyes en su dieta? Podrías darnos tu ranking de los 3 favoritos.

Con el tema de los superalimentos yo soy de la que opino “si, pero con cabeza”. Es decir, se han puesto de moda y parece que ahora todos tenemos que tomar maca, açaí, matcha o chlorella todos los días. Yo uso algunos esporádicamente y otros más a diario. Consumamos superalimentos sabiendo cuáles tomar, en qué momento del año o cuando nuestro organismo nos lo pida. Por ejemplo, yo soy fan de las semillas de cáñamo ya que contienen los aminoácidos y ácidos grasos esenciales necesarios para un cuerpo lleno de vitalidad, además de aportar proteína vegetal. La espirulina también me gusta ya que es una fuente segura de proteínas vegetales, nutrientes, vitaminas y minerales, además de ayudar a desintoxicar el organismo.
Por excelencia, encontramos el pollen, que para mí es el superalimento más completo ya que contiene todas las vitaminas B y 22 tipos de aminoácidos libres, incluyendo todos los aminoácidos esenciales.
No consumo superalimentos todos los días, me gusta escuchar mi cuerpo, ir variando y sobretodo los uso como extra de aporte de antioxidantes, proteína vegetal,energía o depurativo cuando veo que los necesito o justamente siento que mi alimentación está en falta de uno de esos nutrientes. Es decir, los uso como compensación. Y para los más pequeños igual. Los suelo incluir o bien en batidos, en porridges o sobre un pudding de chía. Mis 3 favoritos para ellos son las semillas de cáñamo, el pollen y el cacao crudo en polvo (los dos últimos a introducir a partir de 1 año de edad), también me gustan las semillas de chía.

8. Nos encantan tus recetas y nos gustaría incluir alguna sencilla para niños en nuestro tema (si nos mandas una fotografía sería perfecto). ¿Podría ser una opción de desayuno energético para niños?

Los desayunos son mi parte favorita del día! Muchas veces, me voy a dormir pensando en el desayuno del día siguiente. Los días de la semana suelo apostar por un porridge, bien cremoso y con muchos toppings, son fáciles y rápidos de hacer. Pero os propongo una receta de porridge horneado, muy fácil de hacer también. Solo tienes que mezclar unos ingredientes, al horno unos 20 minutos y listo! Lo mezclas todo en la sartén o molde para horno, despiertas a los niños o los vistes y mientras se cocina el porridge en el horno.

Afirmas que “ Una comida es más que una simple receta, es un acto de amor hacia la otra persona y nunca tiene que darse por sentado.” ¿Crees que in fluye que tus hijos coman mejor porque les cocinas con amor?

Creo que si. Me apasiona cocinar pero creo que siempre es mucho más satisfactorio poder cocinar para alguién y poder compartir esta experiencia. Cuando escribo un post de mi blog, muchas veces cuento alguna historia sobre cuando comimos esa receta, con quién o alguna anécdota relacionada con ella. Va más allá de los ingredientes. La manera en que cocinas, el estado de ánimo que puedas tener en ese momento, todo influye en el resultado. Cuantas más ganas le pones, cuanta más pasión y entusiasmo, seguro que a ellos también le apetecerá más comerse el plato.
Come comida de verdad. Céntrate en granos enteros, verduras, frutas, semillas, lentejas, legumbres, frutos secos y huevos orgánicos. Acuérdate de crear la receta alrededor de las verduras y añadir proteínas y carbohidratos al lado. Comer de temporada. Tampoco prohibir alimentos poco saludables en tu vida y disfrutar.

**Estamos trabajando en un nuevo proyecto para ti y espero poder pronto compartirlo con todos vosotros. Pero está en fase de prueba y quiero que esté perfecto. También haremos cambios de la web.

 

*Hay miles de recetas de porridge horneados, como lo de Heidi Swanson o de Green Kitchen stories, que usan la misma base.

Porridge horneado con moras y remolacha {vegan}
Para 4 personas o más

2 barquetas de frambuesas (que ahora están de temporada) (frescos o congelados) (o bien manzanas cortadas finas en rodajas)

2 cups / 200 gr de copos de avena (certificados sin gluten para los alérgicos al gluten)
1 remolacha cruda rallada / zanahorias
pizca de sal
½ cucharita de jengibre en polvo
½ cucharita de vainilla en polvo
¼ cucharita de cardamomo en polvo (o canela)
1 cucharita de levadura orgánica sin químicos (baking powder)

2 cups / 500 ml de leche vegetal (de avena por ejemplo)
2 plátanos maduros
¼ cup – 4 cucharas de semillas de cáñamo

1 cup /150 gr de semillas girasol
½ cup / 75 gr de semillas calabaza
¼ cup / 35 gr aprox. de avellanas (aunque podéis hacer un mix de las que queráis)
1 cuchara de aceite de coco
1 cuchara de sirope de arce

Precalienta el horno a 180ºC y unta con aceite de coco o mantequilla orgánica una sartén que pueda ir al horno o un molde redondo.
Mezcla en un bol los copos de avena, con la remolacha cruda rallada, la sal, el jengibre, la vainilla y la levadura en un bol hasta bien incorporados.
Licúa en tu batidora los plátanos con la leche y las semillas de cáñamo. Vierte la mezcla con el bol, mezcla bien. Vierte todo el porridge en el molde o sartén.
En otro bol, pon las semillas y frutos secos trozeados con el resto de ingredientes. Mezcla bien y vierte por encima del porridge.
Por último pon las moras y húndela ligeramente dentro del porrigde.
Hornea unos 30 minutos o hasta que veas que los frutos secos están dorados y el porridge esponjoso.

12 thoughts on “Porridge horneado con moras y remolacha {vegan}”

  1. Me encantaría que pudieras enseñarnos este tipo de recetas en video. Sería mucho más fácil para poder introducirnos en este mundo tan nuevo. Ver las cantidades y como lo elaboras ayudaria mucho.
    Un abrazo

  2. Hola Chloe, llevo ya un tiempo siguiendo te me encanta como cocinas tu fotografía y como eres en todo lo que haces.
    Si me podrías aconsejar en todas las recetas que son dulces siempre utilizas algún tipo de endulzante… Habría alguna opción para sustituir? Yo no quiero usar ningún tipo de azucares sean como sean… Y no soy esperta ni creativa en la cocina y menos desde que comenze a cambiar mi alimentación… Así que gracias a personas como tu me ayuda mucho a probar comidas deliciosas.

  3. Que tal un curso intensivo durante las vacaciones de navidad? Padre/madre e hijo/hija? El 101 de la comida plant based y creo que si lo hiciera con mi hija de 10 años ayudaría a cambiar sus hábitos también.

  4. Me encanta leerte…. yo soy la rara de las mamás que intenta que sus hijos coman sano… estoy señalada como “madre rara, extremista, pobres niños que no comen carne, ni chuches, etc…”´, leerte no me hace sentirme tan sola. Muchas gracias preciosa.

  5. Hoy compro todo y mañana lo hago……adoro el porridge…..pero este tiene una pinta increíble. Te acabo de conocer pero a partir de ahora eres una de mis imprescindibles!!!!!! Gracias, a mi me ayuda mucho leerte porque a veces no comemos mejor en casa por falta de tiempo……el maldito tiempo. Así que tener ideas es genial.
    Me pauntare seguro al bioteful plan….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te invito a que te registres si quieres recibir las últimas recetas y novedades