Facebookinstagrampinteresttwitteryoutube
Anterior

Mousse de chocolate belga

Esta receta es doblemente especial para mi. Como belga que soy, una buena mousse de chocolate es un postre clásico que NO SE COMO NO HABÍA COMPARTIDO todavía por aquí. Cuando eres belga y suiza, el chocolate forma parte de tu vida, y de tu día a día, por muy española que me pueda sentir. No es que sea una obsesionada del chocolate, pero digamos que siempre tiene que haber algo de chocolate en casa para saciar mis posibles antojos. Mi tia materna es la reina de la mousse au chocolat, aunque creo que estaría muy orgullosa de mi versión simplificada, sin leches ni azúcares. Recuerdo, cuando de pequeños íbamos a su casa en Bélgica, siempre siempre siempre nos preparaba la famosa mousse au chocolat de postre, y siempre estaba igual de deliciosa y siempre decíamos mientras teníamos la cuchara llena de mousse en la boca “Mmmmmm elle est trop bonne”.
Cuando empecé a dar mini talleres de repostería saludable para niños en Madrid esta receta era una de las favoritas, por lo fácil que resulta hacerla pero sobretodo porque siempre es un éxito! Recuerdo la exitación de los niños al fundir el chocolate o al romper los huevos y oh! al separar las claras de las yemas! Es un postre muy sencillo, pero a ¿Quién no le gusta una mousse de chocolate casera y además sana?

El otro día, estabamos en casa, los niños se habían dormido (los dos a la veces lo cual no pasa a menudo, parece que deciden ir a destiempo…) y pensé lo guay que sería que cuando Elliot se despertase tuviese una mousse au chocolat, y Lou, bueno aunque sé que a ella le encantaría comérsela, tendrá que esperar unos meses todavía. Aunque ahora que lo pienso, todo esto son excusas para yo me pudiese comer una buena dosis de chocolate en forma de mousse. Y como soy fan de los contrastes de texturas, lo serví con un poco de almendras láminadas y trigo sarraceno salteados, fresas y una pizca de sal. Y sí, el chocolate es la respuesta a muchas preguntas.

Esta mousse sólo lleva chocolate negro y huevos. Al tener tan sólo 2 ingredientes es importante que sean de calidad, chocolate negro de 70% de cacao como mínimo y huevos orgánicos. Si prefieres alguna versión vegana tienes esta con crema de coco y esta con aguacate.


Mousse au chocolat, la vraie
Para 3-4 personas

200 gr de chocolate negro (70% cacao como mínimo)
6 huevos orgánicos

Opcional
Puedes rallar un poco de jengibre
Añadir una pizca de sal

Fundir el chocolate al baño maría. Una vez fundido, sacarlo del fuego. Allí, se podría añadir un poco de crema de avena, rallar un pelín de jengibre, es opcional claro.
Separar las claras de las yemas. Añadir en las claras una pizca de sal y unas gotas de limón y montarlas a punto de nieve.
En el bol de las yemas, añadir el chocolate fundido y mezclar hasta tener una textura homogénea.
Añadir las claras a punto de nieve en la mezcla de chocolate, en dos fases. Aquí está el truco: con una cuchara de madera, mezcla delicadamente haciendo círculos e intentando no romper las claras. Mezcla unos minutos hasta que quede una textura lisa y onctuosa.
Sirve en 3 o 4 boles o tarros. Puedes añadir una pizca de sal si te apetece. Deja en la nevera 2 horas como mínimo.

Decora con fresas, frambuesas, coco rallado o frutos secos tostados, o trigo sarraceno tostado.

9 thoughts on “Mousse de chocolate belga”

  1. Y cómo la haces? Con el huevo entero y todo junto en la batidora? El cacao es en polvo o de tableta muy picadillo? Esta ceta cae el fin de semana, fijo! A los peques les va a encantar y a los no tan peques, también.😉
    Gracias!

  2. uuuuffff tiene que estar…mmmmmmm Lo hago fijo, ya sabes mi niño es fan del chocolate…. estoy pensando si tendré algún antepasado belga-suizo??? ja ja
    La foto de Luís con su princesa de 10.
    Besos guapísima

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te invito a que te registres si quieres recibir las últimas recetas y novedades