Anterior
Comidas saludables
Recetas vegetarianas
Planificación semanal de comidas

Cheesecake vegano de chocolate blanco con arándanos y dukkah dulce

Estoy escribiendo este post y tengo todavía unos trozos de este cheesecake vegano en el congelador. No sé si seguir escribiendo este texto o bien lanzarme desesperadamente a la cocina a por un trozo más. Difícil decisión. Aunque como puedes ver postpuse mi recompensa para después de publicar la receta.
Se supone que un cheesecake está preparado con un base de galletas, con un relleno de mascarpone y un topping como podría ser una mermelada de frutos del bosque con un montón de azúcar. Me encanta el mascarpone, pero si, como yo, intentas evitar algunos productos lácteos por cuestión de salud y porque no te sientan bien, agradeces unos postres sin productos lácteos con resultados parecidos o mejores. Este cheesecake quizás no tenga mucha relación con la receta original pero es mucho más saludable y creo que la combinación de sabores es deliciosa. Es un cake super fácil de preparar, es vegano y sin gluten. Tiene una base hecha con avellanas y cacao. Un relleno con anacardos, cardamomo, tahini, limón y vainilla. Y un topping con arándanos horneados y un dukkah dulce. ¿Necesitas alguna otra excusa para hacerlo? ¿Quizás, que te la preparé yo y te envíe un trocito?
Yo soy de postre, de esas que no puedo irme de un restaurante sin haber probado el final touch con el postre. Aunque, después de unos años, he ido tomando menos ya que intento evitar los azúcares y harinas refinadas, pero si sé que el postre va estar bueno y es casero, allí voy. En general, no consigo acabármelos ya  que todo me parece demasiado dulce y empalagoso. Elliot y Lou parecen no tener ese problema, aún. Su postre favorito es el tiramisu, aunque este cheesecake no está muy lejos. Quería sorprenderos con una receta, LA RECETA, dulce para este verano para que podáis preparar en fiestas, barbacoas, picnics, cumpleaños, o solo para vosotros.

Es perfecto para ahora que nos apetecen cosas más fresquitas y poder celebrar que el verano ha llegado. Y si, ha llegado. ¿Cómo lo sabes? Cuando sales de la ducha, y ya estás seca. Cuando tus dos hijos acaban durmiendo en tu cama y estamos todos bien pegaditos. Cuando no te cambias los zapatos durante los dos meses de verano. Cuando sobrevivirías a base de gazpacho esos dos meses. Cuando después de haber ido al parque, a la playa, de picnic, tu hijo te dice me aburro y tú intentas que aproveche ese aburrimiento para  sacar algo bueno pero sigue diciendo “me aburro”. Cuando sales a las 16h30 a dar un paseo y no hay nadie en las calles. Enfin…cuando lo único que quieres hacer y te pide el cuerpo es ir a camara lenta, parar y abrir ese libro que llevas todo el año queriendo leer. Pues, si ha llegado el verano y lo vamos a celebrar con este pedazo de cheesecake, que os invito que hagáis.

Para que no te sientas intimidada al hacer este postre, te he dejado un video donde Lou me ayuda a preparalo.

Recomendaciones a considerar antes de hacer este cheesecake:
– utilicé un molde redondo de unos 20 cm. de diámetro
– dejar en la nevera unas 3h como mínimo y sacarlo unos minutos antes de servir, para conseguir una textura más tipo mousse
– si no tienes / no encuentras manteca de cacao puedes sustituir por aceite de coco

Cheesecake vegano de chocolate blanco con arándanos y dukkah dulce
Para un molde de unos 20 cm. de diámetro o para 8 raciones aprox.

Base
1 cup / 150 gr. de avellanas
11 dátiles tipo Medjool, idealmente
3 cucharas de cacao en polvo
1 cuchara de aceite de coco
1 pizca de sal

Relleno
2 cups / 300 gr. de anacardos activados (dejados en remojo en abundante agua 8h como mínimo)
zumo y cáscara de 1 limón
¾ cup / 180 ml. leche de coco
1 cucharita de vainilla
1/2 cucharita de cardamomo en polvo
1 cucharita de tahini (opcional)
1/3 cup / 80 ml. manteca de cacao o bien si no encuentras aceite de coco, pero tendrá menos sabor a “chocolate”
½ cup / 125 ml. de sirope de arce
pizca de sal

Toppings

1 + ½ cup / 200 gr. de arándanos frescos o congelados
1 cuchara de aceite de coco
1/2 cucharita de cardamomo en polvo
1 pizca de sal

100 gr. de chocolate derretido

Dukkah dulce

1/4 cup / 35 gr. de avellanas tostadas y troceadas
1/4 cup / 35 gr.  pistachos tostados y troceados
1/4 cup / 35 gr. de almendras  tostados y troceadas
2 cucharas de semillas de sésamo

1 cuchara de azúcar de coco
1 cucharita de vainilla

pizca de sal

Primero empezamos haciendo la base. Pon las avellanas en tu procesadora y procesa hasta obtener una textura tipo harina. Añade el resto de ingredientes y procesa unos minutos hasta tener una masa tipo crumble, que al apretar con tus dedos se engancha un poco.
Coge tu molde y pon papel de hornear. Pon la masa en el fondo y con las manos, alisa bien la masa sobre todo el molde. Intenta que esté homogéneo.
Ponlo en el congelador y mientras preparamos el relleno.
Aunque en el video, véis como lo hago con la procesadora de alimentos, os recomiendo la batidora para que el relleno quede más liso y unctuoso.
Vierte en el vaso de tu batidora (aunque en el video veáis que uso al principio la procesadora, os recomiendo la batidora) los anacardos colados, el zumo y cáscara de limón, la leche de coco, la vainilla, cardamomo en polvo, , el tahini, la manteca de cacao o aceite de coco, sirope de arce y pizca de sal. Licúa unos 2-3 minutos o hasta que veas que no hay grumos y la masa está lisa.
Saca el molde del congelador y vierte el relleno sobre la masa. Mueve un poco el molde para alisar el relleno y vuelve a colocarlo en el congelador.
Dejar en el congelador por lo menos 3 horas.
Mientras prepara el dukkah así ya lo tienes listo. Hornea unos 10 minutos a 170ºC las avellanas, pistachos y almendras. Deja enfriar y trocea.
Aprovechamos que tenemos el horno encendido para poner los arándanos en una bandeja y los mezclamos con el aceite de coco, cardamomo en polvo y sal. Horneamos unos 15 minutos.Pon en un bol y añade las semillas de sésamo, el azúcar de coco, la vainilla y la sal. Mezcla bien y guarda en un tarro hermético (tendrás más cantidad que la necesaria para esta receta).
En el momento de servir, saca el cheesecake del congelador y derrite el chocolate al baño maría.
Decora el cake antes de servir haciendo lineas de chocolate, poniendo los arándanos en el medio sobre el cheesecake y añadiendo un poco de dukkah encima.
Conserva el cake en el congelador.

 

10 comentarios para “Cheesecake vegano de chocolate blanco con arándanos y dukkah dulce”

  1. ¡Qué buena pinta! A ver cuándo encuentro un rato para prepararlo.
    Una preguntilla: si utilizo un molde de silicona, supongo que no es necesario el papel de horno, ¿verdad? ¿O me recomiendas un molde tradicional para no tener que desmoldar el pastel?
    Mil gracias por tu trabajo, ¡deseando que publiques el libro!
    P.

    1. Creo que también podría funcionar, con el de silicona es facil desmoldar no? Gracias a ti! Ya me contarás! Siiii que ganas del libroooo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

x

¿Quieres aprender a comer de manera saludable?

¡Apúntate a
BIOTIFUL NEWS!

Recibirás un ebook gratuito de cómo crear tu nevera y despensa saludable

No, gracias
* Registrándote a nuestra newsletter estás aceptando la política de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies