Guiso con harissa, garbanzos y crispy coliflor

Empezar el año. Un nuevo año. Qué presión ¿no?. Parece que tenemos que ser mejores en todo, tener mil resoluciones por hacer y nuevos proyectos por empezar. Y a mi, y más este año, me da mucha pereza. Tanta expectativa, tanta presión y tanto por rellenar. Aunque creo que a veces es más fácil rellenar, que parar y oír el vacío. El silencio. Rellenamos nuestras cabezas, agendas y vidas, seguramente para no parar y pensar en lo realmente esencial. En lo que nos asusta. En lo más profundo que necesitamos resolver.

Yo este año, voy a intentar dar la bienvenida al vacío y a la incertidumbre. Creer en el vacío y ver cómo se va rellenando, poco a poco, sin presiones, sin nada que quiera controlar y saber por exceso. Que ya suficiente hay con el día a día ¿no?, como para añadir más frenesí. Quiero ligereza. Si eso quiero.

Para empezar el año, he dudado en qué recetas compartir por aquí, y al final me he dicho que un buen guiso reconfortante siempre es bien. Un guiso que caliente nuestros corazones y nuestras cenas. Es fácil de preparar, es de temporada y seguro que será pronto un básico en tus noches de frío.

Vamos a combinar harissa, especias, un caldo muy básico, pero reconfortante con garbanzos, espinacas y una coliflor crujiente. Sirve con un poco de yogur para equilibrar sabores.

Guiso con harissa, garbanzos y crispy coliflor
Para 4 personas

  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cebolla blanca
  • 5 dientes de ajo
  • 400 ml de tomate pelado
  • 4 cucharadas de concentrado de tomate
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 5 cups / 1250 ml de caldo vegetal
  • 2 cups / 320 g de garbanzos cocidos
  • 2 cucharaditas de ras el hanout
  • cayena
  • sal
  • 1 coliflor
  • 2 cucharadas de harissa suave
  • espinacas congeladas

Para servir

  • yogur
  • cebolletas

En una olla, calienta el aceite de oliva a fuego medio. Añade la cebolla picada y cocina durante 3-4 minutos. Añade los dientes de ajo y cocina durante 1-2 minutos. Añade el tomate pelado, el concentrado de tomate, zumo de limón, caldo vegetal, los garbanzos, ras el hanout, un poco de cayena y sal. Mezcla y reduce el fuego, cubre y cocina durante unos 40 minutos.

Mientras se hace el guiso, precalienta el horno a 200ºC y prepara una bandeja con papel de hornear. Limpia y desmenuza la coliflor. Mézclala con el harissa, sal y aceite de oliva. Hornea durante 30 minutos o hasta que esté dorada.

Cuando el guiso esté, añade un poco de espinacas congeladas, mezcla.

Sirve con la coliflor crujiente, yogur y cebolleta.

También te pueden interesar estas recetas

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descárgate gratis Biotiful App
O entra desde el ordenador