COME SALUDABLE CON BIOTIFUL APP

Patatas chafadas con ensalada de pepino

Ya estamos en abril y tocaba un nuevo post aquí en el blog. Hoy os traigo una receta al parecer que se ha hecho viral (hace unas semanas) y yo como llego tarde siempre a estas tendencias gastronómicas, pues ya era hora de ponerme las pilas.

Además, hoy quiero hablaros de cómo elevar un plato, es decir cómo llevarlo a otro nivel añadiendo, como dice Ottolenghi, EXTRA GOOD THINGS. A veces tienes en mente preparar un plato que te apetece, lo cocinas y cuando lo pruebas está soso, o le falta algo para acabar de darle sentido o simplemente le falta sabor.

Lo que he aprendido estos años cocinando mucho en casa y probando muchas recetas, es que hay pequeños trucos que hacen que un plato tenga sentido y no le falta nada. Son cosas sencillas, pero cambia todo el plato. Primero os aconsejo muchísimo este libro, ÁCIDO, GRASA, SAL, CALOR, porque entenderéis perfectamente como funciona cada elemento y cuando añadirlo a un plato.

Truquitos que mejoran un plato: no se trata de añadir todo de golpe sino ir probando y ver que es lo que le hace falta al plato.

La sal

  • la sal es un potenciador de sabor y no hay que tenerle miedo
  • sal no refinada (nunca la conocida como “de mesa”)
  • sal maldón: el toque Maldón al final puede ser lo que le falta
  • pero también aportar sal con algún queso, con un tomate semi seco, con el miso, la salsa soja etc. Tienes que ver en qué receta aportarle la sal de otra manera.

Algo crujiente

  • soy muy fan de siempre o cuando el plato lo permita añadir algo crujiente para tener un contraste de texturas
  • dukkah
  • frutos secos / semillas tostadas
  • granola
  • kale crujiente
  • cebolla / chalota frita

Salsas

  • algo cremoso a veces también es necesario para contraste de textura o para darle sentido al plato
  • una salsa de yogur
  • una salsa de tahini
  • un chimichurri
  • un pesto

Grasa

  • un chorrito de aceite de oliva al acabar el plato
  • olivas para aportar grasa
  • o algún queso como queso feta para aportar saciedad

Algo fresco / ácido

  • una cebolla encurtida
  • algo encurtido / marinado
  • un simple chorrito de zumo de lima o de limón
  • unas hierbas frescas picadas

Calor / picante

  • a veces nos hace falta un toque picante o un toque de calor para acabar el plato
  • cayena en escamas
  • jalapeños
  • confitar / hornear una verdura para aportar calor de otra forma
  • un aceite picante

Vale, volviendo a la receta, tiene algo crujiente (patatas chafadas), una salsa cremosa con contrastes (mostaza, cebolla, limón) y algo fresco (eneldo).

Patatas chafadas con ensalada de yogur & pepino

Para 4 personas

  • 1 kg de patatas nouvelles (las más pequeñas)
  • aceite de oliva
  • sal & pimienta
  • 1 cup / 250 g de yogur griego (puede ser vegano, escoge uno sin sabor)
  • 1/2 cup / 125 ml de mayonesa
  • zumo de 1/2 limón
  • 2 dientes de ajo rallado
  • 1 cucharada de eneldo fresco picado
  • 1 cucharada de perejil fresco picado
  • 1 cucharada de cebollino fresco picado
  • 1 pepino
  • 1 cebolla morada

Escoge las patatas más pequeñas que puedas. Pon agua a hervir y cocínalas unos 10-12 minutos, hasta que estén tiernas, pero no demasiado hechas. Precalienta el horno a 220ºC y prepara una bandeja con papel de hornear. Escurre las patatas y déjalas enfriar un poco.

Ponlas sobre la bandeja y con la parte trasera de un vaso cháfalas ligeramente. Añade aceite de oliva, sal y pimienta y hornea unos 40 minutos o hasta que estén doradas y bien crujientes.

Mientras, preparar la salsa de yogur y pepino.

Mezcla en un bol el yogur con la mayonesa. Añade zumo de limón, 2 dientes de ajo rallado, eneldo, perejil y cebollino picado. Añade el pepino cortado en cubitos y la cebolla morada picada. Mezcla bien, prueba y rectifica a tu gusto.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *