Facebookinstagrampinteresttwitteryoutube
Anterior

Ensalada de melón, mozzarella con garbanzos

Hace unos días, te daba un buen motivo para encender el horno a pesar del persistente calor. Este plato super sencillo de patatas horneadas con tomillo u orégano, servido con queso feta desmenuzado y salsa ajvar es uno de las cenas favoritas de Elliot, no sé si es porque no lleva nada verde.

Tengo el blog un poco abandonado estos días y es que la vuelta a la rutina nos tiene un poco locos. Por mucho que deseas que llegué el verano, también deseas que vuelva todo a su rutina y poder tener la cabeza un poco más centrada, o por lo menos yo. Entre hacer y vaciar maletas, reciclar mis queridas sandalias Birkenstock, hemos hecho cambios en casa y una limpieza general de todas las habitaciones. Uno de ellos, hemos decidido poner a Lou a dormir en la misma habitación de Elliot, y de la otra mini habitación, organizar los juguetes con una zona chill out para ellos. Pero mmmmm lo que se dice dormir, no duermen las siestas. Los oigo hablar, reírse, enfadarse, mucho follón y poco sueño creo yo. Súmale el calor que me tiene local y el proyecto del cual estoy metida a fondo. De momento, prefiero no revelaros nada hasta que vaya avanzando más y tomando más forma, pero os puedo asegurar que responde a todo lo que me habéis pedido. Espero que en enero ya esté disponible para todos.

Si tuviese que elegir una receta estrella del verano sería las ensaladas. Fáciles, improvisadas, frescas y coloridas, así me gustan los platos en general y aún más las ensaladas. El calor, la falta de tiempo y las ganas de estar disfrutando al aire libre hacen que queramos cocinar menos. Yo he estado sobreviviendo al calor con estas ensaladas. Ésta en concreto la preparé durante unas mini vacaciones en casa de los padres de Luis y la hemos repetido durante el verano. Ahora sí, por mucho que me gusten las ensaladas, otoño ya puedes llegar, soy toda tuya.


Cuando pienso en ensaladas, siempre pienso en variedad de ingrediente pero sobretodo de colores, y es que cocinar con colores es otra cosa. El color es una parte fundamental a la hora de crear mis recetas y planificación de las comidas para la familia. Con Elliot, ayuda mucho cuando los platos saltan a la vista por sus colores atractivos. Si veo que falta color, pues siempre estás a tiempo de añadir unos arándanos o tomates jugosos. Aunque claro, antes del color, siempre viene primero el sabor.
La idea de esta ensalada era juntar todos los ingredientes que quedaban de la nevera pero creando algo apetecible y si puede ser a gusto de todo. El melón sigue siendo de temporada (como puedes ver en el poster que he hecho para ti 😉 y aquí le aporta un toque dulce y super refrescante. El queso mozzarella es opcional pero le aporta algo de cremosidad y hace que la ensalada sea más saciante. Lógicamente, la base de couscous aquí la puedes sustituir por quinoa, mijo u otro cereal de tu preferencia. Pero, lo importante aquí es la salsa. OMG! La base de esta salsa divina viene de los maestros Green Kitchen Stories, solo que la simplifié bastante mezclando básicamente albahaca, aceite de oliva y aguacate. Te recomiendo preparar una cantidad más grande, y guardarla en la nevera para usarlas con otros platos.

Para mi, una buena ensalada tiene que tener una base de cereales, de legumbres, algo verde, algo fresco, algo crunchy y que no falte una buena salsa. Queremos ensaladas que nos nutran pero también que nos sacien.

*Para esta ensalada, cogí un melón tipo Canteloupe, que es uno de mis favoritos, estaba dulce y en su punto.

Ensalada de melón, mozzarella y garbanzos
Para 3-4 personas

Bolitas de 1/2 melón Canteloupe
1 mozzarella tipo Bufala o la más cremosa que encuentres
un puñado generoso de aceitunas tipo Kalamata (mis favoritas) (las encuentrás en Obbio)
2 puñados de mix de hojas verdes (lechuga, rúcula, canónigos)
200 gr / 1 cup de garbanzos cocidos
1 cup de couscous integral, quinoa u otro cereal de tu preferencia
2 cucharas de aceite de oliva

Green Salsa
1/2 aguacate
2 puñados grande de albahaca fresca
1/2 cup / 125 ml de aceite de oliva
pizca de sal de calidad
zumo de 1/2 limón
1 cuchara sopera de semillas de cáñamo (opcional)
1 cucharita de sirope de arce (opcional)

Para la salsa, simplemente licúa todos los ingredientes hasta obtener una salsa lisa.
Para la ensalada, simplemente ve colocando los ingredientes. Sobre una base de verdes, añade las bolitas melón, los garbanzos, la mozzarella, las aceitunas, el couscous y añade un chorrito de aceite de oliva. Sirve con la salsa y bon appétit!

Un comentario en “Ensalada de melón, mozzarella con garbanzos”

  1. Se ve deliciosa!!! Tendré que esperar paracque acesta Isla ubicada al sur del mundo llegue el melón y la albahaca de verano…. pero ya falta menos!!! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te invito a que te registres si quieres recibir las últimas recetas y novedades