Empieza tu rutina de cocina con BIOTIFUL APP

Slow living & food con bebé

No siempre es fácil desaccelerar el ritmo cuando tienes bebés, y yo solo tengo uno….pero es necesario hacerlo, para ti y para tu(s) bebé(s).

Hemos vuelto a Lima y los dos primeros días han sido duros. Elliot llevaba dos días llorando, pidiendo pecho, muy cansado y queriendo estar todo el rato en mis brazos….y es agotador. Toca respirar hondo, inspirar, expirar y hacerle mimos, muchos mimos.

Pero los lloros constantes pueden llegar a ser muy irritantes, por lo mucho que lo quiero (y lo quiero mogollón), hay momentos en que ves que no has hecho nada en el día y tu bebé sigue llorando…y te saturas.
La verdad, y es que hasta que lo vives no te lo crees, pero tener un bebé te pone a prueba tu paciencia.
Mi paciencia ha aumentado exponencialmente! Al igual que mi amor incondicional.

También, he aprendido a no frustarme si veo que no he podido hacer todo lo que me había planteado, ya que ahora mismo lo más importante es baby Elliot. El y su ritmo.

Hace poco me dijeron: “Cuando eres mamá, tienes que elegir, o ser mamá o trabajar, pero no puedes hacerlo todo.” Hmmm me quedé pensando…yo no es que lo quiera hacer todo, pero porque todo tiene que ser blanco o negro, y los matices? Y más siendo mamá!

Querer cuidar a tu peque ES un trabajo en si. Lo digo bien grande para que todos nos oigan: es un trabajo no renumerado 24h, 7 días a la semana, 365 días al año. Yo super feliz en mi nueva etapa de madre, no podría ser más feliz.

Pero porque hay que elegir entre ser mamá y desarollar tu proyecto vital? Es tan importante ser buena madre que desarollarte como persona. Aunque a veces simplemente son etapas, y ahora mi prioridad es él. Pero sin renunciar a lo que quiero ser como persona.
Yo quiero estar presente en todos los avances de baby Elliot ya que sé que estos momentos son únicos e irrepetibles. Por lo tanto yo quiero estar allí y yo quiero hacerlo todo con él. No siempre es fácil pero es la decisión que he tomado.
Tengo la gran suerte de recibir ayuda para la limpieza de la casa, y eso me alivia mucho el día a día.

Bueno y qué tiene que ver con el slow living? Pues mucho mucho! Nos obligan a elegir porque el sistema lo dice, nos obligan a elegir para accelerar el proceso, nos obligan a elegir cuando no es lo natural. Lo natural es que puedas estar con tu bebé por lo menos el primer año de vida y poder desarollar tu proyecto de vida. Ya que ahora el ritmo lo pone tu bebé.

Recientemente, me he hecho muy amiga de una persona muy especial que sabe mucho sobre este tema y me hizó reflexionar sobre lo rápido que va todo. En general, queremos que nuestro bebé se siente, gatee, camine, hable….pero el ritmo lo pone él. No es bueno querer accelerar estos pasos.

Tips para aplicar un lifestyle slow y una alimentación slow:

1. Entiende primero lo que SLOW quiere decir. Slow food es más allá de la comida. Es una manera de vivir y entender la alimentación que te reconcilia con lo auténtico y con ser pausado. Slow food trata de tomarte el tiempo de cocinar comida de verdad, volver a lo básico y natural.

2. No a lo procesado, refinado. si a lo natural, fresco y de temporada.

3. Apoya lo local y si puedes comprar a granel mejor.

4. Aprender a vivir a tu ritmo. Aprender a tus hijos a ser lentos. A disfrutar del momento y a aburrirse. Es bueno aburrirse. Este artículo te va a encantar si piensas cómo yo. Y este otro sobre lo importante que nuestros hijos aprendan la empatía.

5. Llenar el tiempo con experiencias y no cosas.

6. Disfrutar de ir al mercado, y de cocinar en buena compañía.

7. Si tienes la suerte de poder desarollar tu huerto, házlo!

8. Cocina con los niños! Cuanto antes se involucren en la cocina, mejor. Además desarollarán una relación mucho más natural con la comida.

9. Cuando les des de comer, ve a su ritmo, no intentes ir más deprisa para acabar antes. Poco a poco, al ritmo del bebé, sin prisas el bebé (y tú) disfrutará más y evitaremos en un futuro comer de manera ansiosa y emocional.

10. Juega con tus hijos. Pasa tiempo con ellos haciendo cosas. No gastes dinero en muchos juguetes. Lo que quieren y necesitan los niños es que estés con ellos y juegues con ellos.

11. Vive el ahora. Proyecta lo positivo (porque lo que proyectas hoy seguro se verá cumplido mañana), pero intenta disfrutar del proceso y de lo que pasa hoy. Que los niños crecen demasiado deprisa y cada momento es único.

Chloé
x

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *